Declaración del Ministerio de Asuntos Exteriores de Rusia sobre la retirada de EEUU del Tratado INF y la terminación de su vigencia

El 2 de agosto, finalizó la retirada de EEUU del Tratado de Eliminación de Misiles de Alcance Medio y Más Corto (INF por sus siglas en inglés) después de que terminó la vigencia de este documento.

Washington cometió un error grave. Al lanzar una campaña de propaganda basada en la desinformación deliberada sobre infracciones del Tratado INF supuestamente perpetradas por Rusia, EEUU generó premeditadamente una crisis en torno al Tratado casi imposible de superar. El motivo es evidente: EEUU quiso liberarse de los límites establecidos en el documento.

Durante muchos años, Washington desestimó serias preocupaciones de Rusia por su manera de cumplir el Tratado INF. Mientras, el emplazamiento de las lanzaderas Mk-41, capaces de disparar misiles de crucero de alcance medio, en las bases militares de EEUU en Europa fue una burda violación del Tratado.

En vez de llevar a cabo un análisis detallado y profesional de las reclamaciones de ambas partes, la parte estadounidense planteó a Rusia ultimátums inaceptables y rechazó todas nuestras propuestas de encontrar soluciones viables para arreglar los problemas existentes a partir de las medidas de transparencia mutua.

Los representantes de EEUU declararon de forma hipócrita que el Tratado INF era obsoleto y había que “involucrar a terceros países en este documento”, aunque es evidente que estos Estados no están preparados para asumir los respectivos compromisos.

Con estas acciones deliberadas, EEUU primero debilitó la viabilidad del Tratado INF y luego creó las condiciones para su colapso definitivo. No es la primera vez que Washington lo hace. Esa actitud inadecuada de EEUU comenzó a finales de los años noventa del siglo pasado cuando se tomó la decisión de desmantelar el Tratado sobre Misiles Antibalísticos (ABM), a pesar de los llamamientos insistentes de la comunidad internacional.

La retirada del Tratado INF confirma que EEUU tomó el rumbo hacia el desmantelamiento de todos los acuerdos internacionales que considera inconvenientes por una u otra razón. Esto conllevará, de hecho, la destrucción de todo el sistema de control de armas.

La terminación de vigencia del Tratado INF tras la retirada de Washington exige emprender medidas urgentes para estabilizar la situación y mantener el debido nivel de previsibilidad en las relaciones entre Rusia y EEUU. Nuestro país ha pasado su parte del camino. Hemos impuesto ya una moratoria unilateral y no vamos a desplegar misiles de alcance medio y más corto, si los tenemos, en las regiones donde no estarán desplegados los misiles de alcance medio y más corto de EEUU.

Exhortamos a EEUU a renunciar al emplazamiento de los misiles de estos tipos de que lamentablemente se empezó a hablar en el Pentágono, y seguir el ejemplo de Rusia emprendiendo todas las medidas necesarias para garantizar la estabilidad y la previsibilidad global. En caso contrario, Washington asumirá toda la responsabilidad por el crecimiento de la tensión en el mundo.

Rusia sigue abierta a un diálogo igualitario y constructivo con EEUU para reanudar la confianza y fortalecer la seguridad internacional. Esperamos que EEUU adopte una postura responsable.